917 50 27 92 | 628 38 47 38 cveboli@gmail.com

Los parásitos, son seres vivos que viven a costa de otro ser vivo superior (llamado hospedador),habitando dentro o sobre ellos y alimentándose de partes de su organismo o de sustancias alimenticias ingeridas por éstos.
Los que viven dentro del hospedador,son los parásitos internos y los parásitos que viven sobre el animal hospedador reciben el nombre de parásitos externos.
La vía de contaminación es fecal-oral los perros o gatos al entrar en contacto con los huevos o larvas eliminados por animales parasitados o también en sus paseos por zonas contaminadas (por ingestión o al chupar el suelo u otras superficies) se infestaran o se reinfestan a sí mismos cuando se lamen o comen sus heces.
Los cachorros se pueden infestar por vía placentaria durante la gestación y/o durante la lactancia.
Los parásitos de las mascotas pueden contagiar a las personas de diversas maneras (por contacto, por ingestión…),siendo los grupos con mayor riesgo: Niños,ancianos,enfermos,mujeres embarazadas….

Los Parásitos internos viven en el interior del cuerpo del animal, principalmente en el intestino pero otras especies parasitan en pulmón, corazón, ojos. Se pueden distinguir dos tipos:

Vermes Planos o Cestodos: Tambien se conocen con el nombre de Tenias: Dipylidum caninum,Taenia hydatigena,Echinococcus granulosus…

Vermes Redondos o Nematodos: Intestinales:Trichuris, Strongylus,
Ancylostoma,Ascaris,Toxocara
Pulmonares y en corazon: Capilaria Angyostrogylus,Filaroides: Dirofilaria Immitis
Ocualres: Thelaziidae

De estos parásitos quizás el que más problemas de salud puede causar para el hombre es el Echinococcus granulosus.
El perro o gato albergan el parásito adulto en su intestino sin que le produzca ninguna alteración.
Los huevos que eliminan por las heces pueden ser ingeridos por los humanos o por otros animales herbívoros y en éstos la larva liberada de esos huevos se enquista en forma de “Quistes Hidatídicos” en diferentes órganos,generalmente su órgano diana es el hígado donde pueden producir graves patologías.

Los síntomas más comunes que nos pueden indicar una situación de parasitación en un perro o gato son:
Adelgazamiento,tristeza,abatimiento,pelo reseco,erizado y opaco, eczemas húmedos en piel,apetito voraz (a veces inapetencia),los más habituales son los gastrointestinales (vómitos, diarreas, hemorragias).

En los cachorros estos síntomas son más agudos,repercuten en la inmunidad,pudiendo favorecer la entrada al organismo de agentes infecciosos como los del Parvovirus,Moquillo,etc. y pueden también afectar la respuesta a las vacunas (una vacuna, aplicada sobre un animal parásitado,es probable que no obtenga una respuesta inmunológica efectiva, quedando desprotegido frente a las enfermedades contra las que se pretendía vacunar).

En infestaciones muy severas se podrían producir obstrucciones intestinales por formación de bolas de parásitos,anemias e incluso alteraciones nerviosas.

La DESPARASITACIÓN de los perros y gatos tiene que ser una rutina preventiva e imprescindible durante toda la vida del animal,aunque uno de los periodos más vulnerables será mientras son cachorros por la inmadurez de su sistema inmunológico.
La gran importancia de desparasitar no solamente radica en preservar la buena salud de nuestras mascotas,sino también en que muchos de estos parásitos son transmisibles al ser humano.
Aunque los perros y gatos no salgan de casa es posible que puedan coger parásitos ya que nosotros mismos podemos introducirlos en la casa a través de nuestros zapatos, por ejemplo.

Protocolo de Desparasitaciones:

Hasta los 6 meses de vida se Desparasitan una vez al mes, a partir de los 6 meses ya se pueden desparasitar cada 3 meses.Los perros o gatos que viven de forma más libre,como los perros cazadores o aquellos que vivan con niños muy pequeños, ancianos es mejor seguir Desparasitando una vez al mes.

Para evitar que una perra o gata gestante pueda trasmitir parásitos vía placentaria a su descendencia,la Desparasitación hay que realizarla aproximadamente 10 días antes del parto.

Después de realizar una desparasitación hay que observar si hay gusanos en las heces,si NO es así se puede seguir desparasitando con la frecuencia con la que se estaba realizando.SI hay parásitos en las heces,la desparasitación se debe repetir a los 15 días.

Tratamiento:

Se utilizan productos antiparasitarios en forma de comprimidos, jarabes,pipetas pero en cualquiera de sus presentaciones deben de reunir unas ciertas características como son:

Que sean de amplio espectro (cuanto mayor número de especies diferentes de parásitos elimine, mejor).Si el espectro es muy pequeño (solo afecta a un tipo de parasito), habrá que administrar muchos productos diferentes para tener la seguridad que están perfectamente desparasitados.

El fármaco tiene que tener una gran eficacia.Cuanto más cercano al 100% significará que elimina a todos y cada uno de los parásitos que podría tener el animal.Los fármacos más efectivos son los que comiencen a actuar desde los primeros tramos del intestino.

Tiene que ser una substancia que no provoque efectos secundarios en la mascota (vómitos, diarreas…) los fármacos más seguros son aquellos que no se absorben en el intestino,ya que se evita el paso a sangre y por tanto al resto del organismo.

Que sea fácil de administrar para que el perro o gato no los puedan rechazar:

El tamaño del comprimido no muy grande para que no lo escupan,ni muy pequeño para que sea fácil de manejar;
Que no se deshagan nada más entrar en la boca,porque los perros y gatos son capaces de escupirlos y luego son difíciles de volver a dar, porque se han convertido en una papilla.
Son mejor los comprimidos que tienen forma alargada porque se deslizan más facilmente por la garganta.
Y mejor que no tengan mal sabor.

Nunca alimentar a nuestras mascotas con carnes crudas, estas son portadoras de parásitos en forma de quistes microscópicos.

Los parásitos externos que generalmente son los que padecen más los perros y gatos son Pulgas y Garrapatas. Ambos habitan sobre el manto piloso o la piel.
LAS PULGAS son insectos succionadores que se alimentan de sangre de animales y también lo pueden hacer en el hombre.

Las hembras ingieren más cantidad de sangre, se alimentan con mayor frecuencia y son más longevas que los machos.