917 50 27 92 | 628 38 47 38 cveboli@gmail.com

Los piensos de perros no los pueden comer porque tiene menor cantidad de proteínas de las que necesita el gato.No contienen suficiente vitamina A,un ácido graso llamado Araquidónico o el aminoácido Taurina porque los perros pueden sintetizarlos mientras que los gatos no y lo requieren en mayor cantidad para su metabolismo.
Leche y sus derivados ya que algunos gatos son intolerantes a la lactosa pudiendo tener vómitos/diarreas.
Chocolate, Café y Té de forma continua,aunque sea en poca cantidad; estos productos tienen una sustancia llamada teobromina que actúa aumentando el ritmo del corazón y del sistema nervioso.A nivel digestivo pueden provocar vómitos/diarrea.Aumentan la eliminación de orina llegando cuadros de deshidratación.
Los embutidos contienen gran cantidad de sal para el gato, pudiendo padecer hipertensión y una elevada cantidad de grasa que puede provocarles una pancreatitis y otros problemas sistémicos.
La alimentación con vísceras o pescado crudo con regularidad además de contaminarse con parásitos del propio pescado,puede provocarles alteraciones nerviosas (parálisis, rigidez muscular) por la enzima Tiaminasa, presente en el pescado y que hace que se destruya gran parte de Vitamina B.
Si se les da habitualmente Atún (les gusta por su textura untuosa y sabrosa),el problema es que tiene un alto porcentaje de Sodio y su carne carece del aminoácido Taurina, esencial para el correcto funcionamiento del metabolismo felino.
Los huesos de pollo y espinas de pescado pueden provocarles asfixia, se astillan fácilmente pudiéndose clavar en tráquea, aparato digestivo o producir desgarros u obstrucciones.
Cebolla y ajo contiene un compuesto que es tóxico para los glóbulos rojos de los gatos,destruyéndolos y provocando anemias.
Uvas,pasas pueden afectar al riñón del gato, y aunque sea en pequeñas cantidades pueden causar diarrea.
Los plátanos causan patologías digestivas como son vómitos o diarreas.
El Aguacate,Frutos secos contienen mucha grasa.Pueden provocar pancreatitis y trastornos digestivos, en el caso de los aguacates además por su toxina llamada Persina pueden desarrollar alteraciones cardiacas.
Los huevos crudos contienen una enzima llamada «avidina» y cantidades excesivas de clara de huevo cruda puede causar una falta de vitamina B dando lugar a alteraciones nerviosas.
Los gatos no deben comer las sobras de los humanos,por estar condimentadas con productos que los gatos no pueden digerir y además de contener más grasa.